a

¿Se puede volar después de bucear?

Después de bucear, hay que esperar. Esta es la norma que debes seguir para volar después de bucear. ¿Se puede tomar un vuelo de forma segura después de realizar esta actividad? La respuesta es sí, siempre que respetes los tiempos que necesita tu cuerpo para estar preparado. Te contamos por qué es importante cuidarse después de bucear y qué tienes que hacer para subir de nuevo al avión. ¡Nos sumergimos! ¿Vas a bucear en tus vacaciones? Es imprescindible esperar un tiempo prudencial entre bucear y viajar en avión. No siempre se tiene claro por qué se debe esperar, así que queremos explicártelo de una forma sencilla. El aire que respiramos está compuesto por oxígeno en un 21%, nitrógeno en un 78% y un 1% restante de otros gases. No cabe duda que el protagonista es el nitrógeno. Cuando buceamos, aumenta la presión sobre nuestro cuerpo y éste queda expuesto de tal forma que absorbe con más facilidad el nitrógeno que tenemos almacenado. Por ello, al ascender después de una inmersión, la presión del ambiente sobre nuestro cuerpo se va reduciendo y es cuando el nitrógeno necesita salir (desaturación). Una vez en tierra firme, el buceador ya ha eliminado parte del […]

Alicia Ratto

Especialista en gestión de contenidos en Redes Sociales de Air Europa. La experiencia en atención al cliente, turismo y aviación se unen a la imaginación y mi pasión por la creatividad.

Categorías

Etiquetas

Después de bucear, hay que esperar. Esta es la norma que debes seguir para volar después de bucear. ¿Se puede tomar un vuelo de forma segura después de realizar esta actividad? La respuesta es sí, siempre que respetes los tiempos que necesita tu cuerpo para estar preparado. Te contamos por qué es importante cuidarse después de bucear y qué tienes que hacer para subir de nuevo al avión. ¡Nos sumergimos!

¿Vas a bucear en tus vacaciones? Es imprescindible esperar un tiempo prudencial entre bucear y viajar en avión.

No siempre se tiene claro por qué se debe esperar, así que queremos explicártelo de una forma sencilla.

El aire que respiramos está compuesto por oxígeno en un 21%, nitrógeno en un 78% y un 1% restante de otros gases. No cabe duda que el protagonista es el nitrógeno.

Cuando buceamos, aumenta la presión sobre nuestro cuerpo y éste queda expuesto de tal forma que absorbe con más facilidad el nitrógeno que tenemos almacenado. Por ello, al ascender después de una inmersión, la presión del ambiente sobre nuestro cuerpo se va reduciendo y es cuando el nitrógeno necesita salir (desaturación).

Una vez en tierra firme, el buceador ya ha eliminado parte del nitrógeno acumulado, pero como cada cuerpo reacciona de una manera distinta y no todos lo eliminamos por igual, pueden llegar a pasar horas hasta que se elimina por completo y así alcanzar el equilibrio correcto.

➡️ El nitrógeno debe salir de nuestro cuerpo lentamente. La ascensión a la superficie debe ser lenta y en fases.

➡️ Así evitaremos que las burbujas que forma el nitrógeno en los tejidos puedan obstruir el torrente sanguíneo.

➡️ ¿Qué pasaría si inmediatamente después de bucear tomáramos un vuelo? Podría darse el caso de sufrir el síndrome de descompresión.

La pregunta del millón: ¿cuál es el tiempo mínimo aconsejable para volar después de bucear?

Si se ha realizado una inmersión sin descompresión, se recomienda esperar un mínimo de 12 horas antes de subir a un avión.

Ampliar el intervalo entre bucear y volar a 18 horas después de múltiples inmersiones durante varios días.

Inmersiones profundas con descompresión, el mínimo recomendable son 24 horas.

Recomendamos siempre consultar con un instructor o profesional para mayor información.

Y para que puedas ir preparando el equipaje, te dejamos la lista de artículos permitidos como parte del equipo de submarinimo.

  • Traje de buceo/ Chaleco/ Calcetines
  • Máscara
  • Calzado
  • Linterna
  • Redes
  • Cuchillo
  • 1 Botella de aire comprimido vacía
  • Un regulador

Al no estar incluido en la franquicia de equipaje, te recomendamos consultar en nuestra web los precios actuales y revisar las condiciones de transporte de la botella y la linterna.

¡Esperamos haberte ayudado! Ahora solo queda planificar el viaje.